19 de octubre 2020

Inicio / Centros de Estudio / CESOP / Estudios e Investigaciones / Libros / Institucionalización de procesos de evaluación. Calidad y utilización de sus resultados.

Institucionalización de procesos de evaluación. Calidad y utilización de sus resultados.

Institucionalización de procesos de evaluación. Calidad y utilización de sus  resultados.

Myriam Cardozo Brum (coordinadora)Talina Olvera Mejía / Angélica Rosas HuertaEsthela Sotelo Núñez / Laura Rodríguez CardozoOsmar Medina Urzúa / Myriam Cardozo Brum
La Constitución Política de la República Mexicana es una guía para garantizarlos derechos de los ciudadanos, entre ellos el derecho a que se les rindacuentas acerca del buen uso de los recursos provenientes de la cooperaciónsocial. Dado que la Constitución ha sido constantemente reformada por elConstituyente Permanente y que el proceso para reformarla requiere de laaprobación de dos terceras partes del Congreso y de la mayoría de loscongresos de los estados, este sistema de mayoría calificada permite afirmarque sus reformas son discutidas y aceptadas por los representantes de buenaparte de los ciudadanos del país.

Ahora bien, estas reformas nos permiten trazar la historia de laspreocupaciones sociales de los ciudadanos. Una de las preocupaciones clavedesde la Constitución de 1824 que estableció la República democrática, fueque el Congreso revisara la cuenta pública ejercida por el Ejecutivo. En unprincipio simple de división de poderes, los representantes de los ciudadanosaprueban los impuestos y el destino de éstos y supervisan que su gasto seejerza adecuadamente.
Claramente, el cambio social ha hecho que la rendición de cuentas delEjecutivo al Legislativo sea cada vez más compleja, requiriendo institucionesnuevas que supervisen y reporten el gasto. En este libro se consigna lahistoria, tanto en México como en otros países, de un esfuerzo por hacer dela rendición de cuentas un proceso que redunde en un mejor gasto enbeneficio de los ciudadanos. Sin embargo, una de las conclusiones centralesdel libro es que las nuevas instituciones evaluadoras requieren de uncomplejo entramado administrativo y político que las relacione con las viejasinstituciones administradoras de los recursos. Es evidente que los cambiossociales han sido 12 institucionalización de procesos de evaluación tan rápidos, que darseguimiento preciso a los efectos del gasto y responder con cambios en lasacciones de gobierno de acuerdo con las evaluaciones de estos efectos, aúnestá muy lejos de ser la norma.
Este libro contribuye a un debate constante en el seno del Poder Legislativo:se trata de los alcances que debe tener la revisión de cuentas sobre el otropoder electo, el Ejecutivo. Es evidente que ahí donde haya malversación éstase persiga; pero cómo determinar si el gasto a corto plazo no tendrá efectosbenéficos en el largo plazo, o si es prerrogativa del Ejecutivo ejercer concierta discrecionalidad con fines intangibles, como la paz social. De ahí que elCentro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputadosse haya interesado en coeditar este libro y así contribuir al debate y a ladiscusión permanente sobre la mejora de las evaluaciones del gasto, susalcances, sus costos y sus efectos sobre la política pública.