19 de octubre 2020

Inicio / Centros de Estudio / CESOP / Opinión Pública / Carpetas temáticas de opinión pública / Carpeta No. 31 Movilidad sustentable no motorizada: Banobras

Carpeta No. 31 Movilidad sustentable no motorizada: Banobras

Carpeta No. 31 Movilidad sustentable no motorizada: Banobras

El interés por alcanzar un desarrollo urbano equilibrado, se ha constituido como una de las principales preocupaciones de la política pública de planificación para el desarrollo infraestructural. Experiencias del pasado han dejado en claro las implicaciones de emprender proyectos de desarrollo con visión de corto plazo que soslayan el impacto de elementos como el medio ambiente, desarrollo de nuevas tecnologías, dinámicas de movilidad social, transformaciones en las dinámicas de ocupación laboral y de esparcimiento, entre otras.

El acelerado crecimiento de las grandes urbes, así como una dinámica de movilidad social que tiende al abandono de las regiones rurales y la ampliación de las ciudades de tamaño medio, hacen necesaria una transformación en las prioridades de planificación en las que se involucren elementos como la calidad de vida, la salud, así como el impacto de mediano y largo plazo. Esta necesidad de transformación ha redundado en la creación de políticas públicas que buscan el impulso a propuestas de desarrollo urbano sostenible en el que se pretende una disminución en la utilización de vehículos motorizados, y al uso eficiente de los recursos públicos en términos de colectividad y comunidad. Desde esta nueva perspectiva, se amplía el rango de análisis de impacto y alcance de la política pública.

 

Como respuesta a la imperiosa necesidad de emprender una transformación en términos de movilidad urbana, se ha impulsado el desarrollo de proyectos sustentables que requieren de la creación de una estructura infraestructural que permita la utilización de medios de transporte alternativos y de menor impacto ambiental, a través de proyectos hechos a la medida de las comunidades en las que pretenden operar.

 

El Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), constituye una de las principales fuentes de financiamiento para el desarrollo de infraestructura urbana y en el caso particular del desarrollo de infraestructura de movilidad no motorizada funge a manera de financiadora de proyectos infraestructurales, así como un ente gestor de recursos provenientes de financiadoras internacionales como Banco Interamericano de Desarrollo y el Clean Technology Fund. La participación de Banobras en este tipo de desarrollos de infraestructura, resultan de vital importancia debido a que constituyen un impulso sustantivo a la implementación de las políticas públicas orientadas a la ampliación de oferta de movilidad en ciudades que actualmente padecen de los efectos derivados de los desarrollos de movilidad y transporte tradicionales.